Cama Eléctrica

Las Camas Eléctricas, un Alivio para los Pacientes

cama electrica

Las camas eléctricas ayudan a aliviar y compensar cualquier dolor que venga de una discapacidad o enfermedad, con el objetivo de facilitar el trabajo de quienes cuidan a las personas que lo requieren. 

El objetivo de las camas eléctricas es contribuir al restablecimiento del paciente al proporcionarle el descanso y relax necesario. La utilización de las articulaciones de la cama eléctrica incide de manera positiva, esto se ve reflejado en la respiración adecuada y la circulación correcta. 

Otra cosa favorable respecto a las camas eléctricas es que al permitir tener diferentes posiciones, facilitan que las personas que tienen poca movilidad debido a una lesión o enfermedad puedan hacer más de lo que imaginaban. 

Algunas de las camas eléctricas traen las opciones para incorporar un sistema de elevación, ya sea en la parte superior o inferior. Así mismo tiene un sistema de frenado que permite ajustar de forma independiente el freno de la misma.

Es importante elegir un buen colchón que complemente la cama eléctrica, así como elegir los accesorios adecuados para un excelente descanso; como lo son los protectores, las sábanas, las almohadas y más.

A medida que vayas conociendo más detalles de la cama eléctrica, verás todo lo que puedes integrar a ella misma. 

Las camas eléctricas llegan a beneficiar inclusive el estado de ánimo de una persona que está con alguna dependencia o enfermedad en cama, ya que el paciente podrá de forma independiente alcanzar ciertas cosas, o logrará diferentes posiciones que le permitirá sentirse mejor. 

Es muy diferente tener que depender de alguien para poder alcanzar un objeto, o tú mismo poder alcanzar el objeto gracias a que la cama eléctrica te da la posibilidad de acercarse de alguna forma más sencilla, mediante una función llamada reach assist. 

Las camas eléctricas siempre tienen garantía, y su vida útil generalmente es entre 10 y 15 años, esta vida se alarga según el uso que le des a la cama eléctrica, así como haber hecho una buena instalación y un buen mantenimiento con el paso de los años.  La estructura de la cama eléctrica es de alta durabilidad. 

Las camas eléctricas deben cuidarse y no usarse en un uso rudo, si se quiere desplazar de un lado a otro se recomienda que dos personas lo hagan, ya que sino podría inclusive marcar de alguna forma el piso sobre el que está puesto.

Lo importante con la cama eléctrica es que el paciente esté con gran confort, felicidad y que su sueño se respete, para esto es de suma importancia que se elija un colchón con la firmeza suficiente para cuidar al paciente, que no se deslice, pero que no sea tampoco tan duro o aguado, sino algo intermedio.

Los colchones que se ponen en una cama eléctrica deben ser suficientemente flexibles para que tenga la movilidad adecuada, así como el juego de sábanas que se elijan, se recomienda que sean del mismo tamaño o más grande para que al tender la cama, no se levante fácilmente.